La Defensoría del Pueblo de Ecuador, en su calidad de Institución Nacional de Derechos Humanos, es la encargada de velar por la promoción, protección y tutela de los derechos de todas las personas en el territorio nacional, de las ecuatorianas y ecuatorianos en el exterior y de los derechos de la naturaleza, de acuerdo con lo señalado en el artículo 2 de su Ley Orgánica (2019).

En 2019, la Institución Nacional de Derechos Humanos, apegada a los retos otorgados en su nueva normativa legal, inició su proceso de transformación, para lo cual fue indispensable reorganiza la entidad a través de una nueva estructura y demás instrumentos normativos internos que le permitan cumplir su rol.

El Defensor del Pueblo direccionó las actuaciones centrales de respeto a las leyes, al ser humano, la naturaleza y sus derechos y en las áreas desconcentradas en la aplicación y consolidación de los principios de autonomía e independencia institucional.

La desconcentración, promovida ampliamente en el trabajo de las unidades en el territorio nacional, les otorga la capacidad de decisión frente a sus retos y compromisos, reafirmando la política institucional donde la oficina matriz se convierte en un eje asesor y generador de lineamientos para el accionar en las 24 provincias y en la que cada unidad de gestión territorial, como conocedora de su realidad, es la indicada para diseñar estrategias adecuadas a las necesidades de protección y promoción de los derechos humanos de su población.

 

A continuación podrá encontrar el informe de Rendición de Cuentas 2019.

Descargue aquí el informe Rendición de Cuentas 2019