defensoria-pueblo-ecuador-entrevista

El Defensor del Pueblo, Ramiro Rivadeneira Silva, participó en el programa Ecuador Opina bajo la conducción de Fernando Casado, en el que se analizó los logros en derechos humanos conseguidos por el país. Junto al titular de la Institución Nacional de Derechos Humanos estuvo Antonio Salamanca, docente del Instituto de Altos Estudios Nacionales y experto en materia de DD.HH.

Rivadeneira en su intervención explicó que el Examen Periódico Universal (EPU) es un mecanismo instituido por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en el cual los estados participan para evaluar la situación de derechos humanos. “No hay que confundir la evaluación con calificación. Es una herramienta para saber en qué momento histórico está el país en cuanto a derechos humanos”, dijo.

Así también Rivadeneira realizó una comparación sobre la evaluación realizada al Ecuador hace cinco años y la actual. “Ahora el 70% de los países se mostraron favorables a las políticas públicas y al desarrollo normativo en general de los derechos humanos en el Ecuador. Esto significa que las recomendaciones que fueron realizadas al Ecuador giraban en torno a fortalecer sus sistema desde diferentes ámbitos, haciendo realidad los derechos humanos”.

Por su parte, Salamanca mencionó que se debe hacer una valoración de las instituciones internacionales que impulsan el EPU y aseguró que hay que verlas con cierta crítica porque tienden a convertirse en un fetiche. El EPU es para él una herramienta de poder que en ocasiones realmente no tiene, pero que termina dominando. “Quisiera advertir de una tentación de caer en una especie de fetichismo doble, fetichismo institucional (fetichismo es darle a un objeto, a una cosa un poder pseudomágico, un poder que realmente no tiene pero que acaba cumpliendo una función de dominio)”, explicó.

Asimismo realizó un análisis sobre las instituciones de Naciones Unidas que están detrás de la elaboración del informe, y que en este caso recogen aportaciones de organizaciones sociales de la sociedad civil, del propio estado y de otros estados. “Los otros estados no son agentes neutros. Los sujetos que están detrás de ese examen son personas, relaciones sociales con intereses concretos en el ámbito internacional”, aseveró Salamanca.

Rivadeneira concordó con Salamanca en que hay aspectos sobre el EPU que efectivamente tienen una intencionalidad política. “El tema libertad de expresión, por ejemplo. Se dice que el país no aceptó las recomendaciones en esta materia, cuando Ecuador acepto 17 recomendaciones con respecto a la libertad de expresión, de asociación y de protección de derechos humanos. Lo que no aceptó el Ecuador es derogar la Ley de Comunicación como lo propuso EEUU”, indicó.

Para finalizar, el Defensor del Pueblo reiteró el avance en derechos humanos en el país. “La Constitución de 2008 cambió la forma de protección de derechos, al punto que señala que todos los derechos en Ecuador son justiciables y este es un avance en materia de derechos humanos impresionante, tu puedes llegar a la justicia con cualquier derecho y esto lo reconoce el mundo”.