Banner

 

El pasado 12 de julio, la Delegación Provincial de la Defensoría del Pueblo de Morona Santiago, presentó ante el Juez de garantías constitucionales de la provincia, medidas cautelares a favor de una persona con discapacidad, quien vivía con su madre adoptiva.

Al parecer la madre adoptiva no otorgaba un buen cuidado al ciudadano en mención, pues vivía en condiciones deplorables, atentando derechos como, acceso a la salud, educación, vida digna, etc. Por tal motivo el Ministerio de Inclusión Económica y Social, el Ministerio de Salud y el Consejo Cantonal de Derechos del GAD Morona pusieron en conocimiento de la Delegación Provincial de Morona Santiago el caso de Paquito, como se le conoce al joven.

Al realizar una visita in situ se pudo corroborar que efectivamente el joven se encontraba bajo malas condiciones, pues pasaba encerrado, con desechos de animales y sin ningún cuidado de salud.

En primera providencia el Juez Constitucional concedió el rescate del ciudadano,y encargó a la Delegación Provincial de la Defensoría del Pueblo esta diligencia. Este 12 de julio, en la audiencia se dió la razón a lo solicitado por Defensoría del Pueblo, es decir, que ahora estará bajo el cuidado de la madre biológica, con seguimiento de las instituciones involucradas, Ministerio de Inclusión Económica y Social, el Ministerio de Salud y el Consejo Cantonal de Derechos del GAD Morona y Defensoría del Pueblo.

Paquito fue entregado a su madre biológica, quien lo creía muerto desde hace 20 años atrás.Junto a su madre tendrá un mejor cuidado y la medicina adecuada. Además cabe mencionar que la madre recibirá el bono Joaquín Gallegos Lara, para cubrir así las necesidades de su hijo.

De esta manera, se tutelaron los derechos del joven, quien forma parte de un grupo de atención prioritaria, garantizando su acceso a la salud, y sobre todo a una vida digna.