¿Por qué la prevención de la tortura?

La tortura ha sido considerada como una grave afectación a derechos humanos, debido a que la misma menoscaba a la dignidad humana, estrechamente ligada al derecho a la vida y a la integridad de las personas; y por tal motivo, ha sido absolutamente prohibida en el derecho internacional y nacional y en consecuencia no es justificable bajo ninguna circunstancia.

Así, al ser un delito con efectos tan nocivos, no basta con que sea sancionado sino que se debe buscar evitarlo a través de la prevención. Cabe señalar, que las circunstancias en las que se da la tortura y otros malos tratos, son identificables y no responden únicamente a uno, sino a varios elementos que se relacionan al trato que se da a las personas, por lo que observar ciertas condiciones o conductas a tiempo puede significar la prevención de la existencia de tortura o malos tratos.

¿A quiénes se considera víctimas potenciales de ser torturadas o sometidas a tratos crueles inhumanos o degradantes?

Cualquier persona, ya sea hombre, mujer, niño, niña, adolescente, etc., puede ser una víctima potencial de ser sometida a tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. Sin embargo, la tortura, por su naturaleza, puede ser ubicada en espacios específicos, y aunque de igual forma, se podría estimar que éste puede ser realizado en cualquier espacio, existe especial atención en los lugares donde las personas se encuentren privadas de su libertad. De esta forma, las personas que se encuentran bajo un régimen de privación de libertad son particularmente vulnerables ante este tipo de hechos.   Esta vulnerabilidad puede ser mayor si estas personas son parte de otros grupos de atención prioritaria, como niños, niñas y adolescentes, mujeres embarazadas, migrantes, personas adultas mayores, entre otras.

¿Qué es el Mecanismo de Prevención de la Tortura?

Los mecanismos de prevención de la tortura son creados a partir del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura, con la finalidad de implementar un sistema de visitas para prevenir las violaciones a los derechos humanos de las personas privadas de libertad. La finalidad de las visitas se encuentra en identificar los factores de riesgo que pueden dar lugar al cometimiento de tortura, así como proponer recomendaciones para mejorar las condiciones de privación de libertad.

Para la prevención de la tortura y otros malos tratos se han planteado principalmente tres componentes que deben ser aplicados de manera integral: Un marco normativo que prohíba la tortura; su aplicación efectiva; y, un mecanismo de control. Dichos componentes deben actuar de una manera integral, lo que permitirá una mejor protección de las personas frente a la tortura y otros malos tratos; no obstante, la existencia solamente de un marco normativo no es suficiente. Para ello es fundamental la existencia de un elemento que “se centre en la prevención directa y emplee mecanismos de prevención que eviten la confrontación y no tengan un carácter judicial”[1]. ([1] APT, APF y OHCHR. 2010. Prevención de la tortura: Guía operacional para las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos. Ginebra, Suiza. http://www.ohchr.org/Documents/Publications/PreventingTorture_sp.pdf.)

Así, la creación de un mecanismo nacional de prevención de la tortura, constituye una herramienta necesaria de prevención directa, es decir, realizar el monitoreo periódico y  sin previo aviso, de las condiciones en las cuales se encuentran las personas dentro de los lugares de privación de libertad, entendidos estos como lugares de cualquier forma de detención, encarcelamiento o custodia de una persona en una institución pública o privada, de la cual no pueda salir libremente[2]. ([2] PFCTTCID (22 de junio de 2006). Artículo 4.2.)

¿Cuáles son las principales funciones del MNPT?

El Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y otras Penas y Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes establece como facultades mínimas de los MNPT:

a) Examinar periódicamente el trato de las personas privadas de su libertad en lugares de detención, con miras a fortalecer, si fuera necesario, su protección contra la tortura y otras penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes;

b) Hacer recomendaciones a las autoridades competentes con objeto de mejorar el trato y las condiciones de las personas privadas de su libertad y de prevenir la tortura y otras penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

c) Hacer propuestas y observaciones acerca de la legislación vigente o de los proyectos de ley en la materia.

¿Es obligatorio que en cada Estado funcione un MNPT?

Todos los Estados que han ratificado el Protocolo Facultativo tienen la responsabilidad de establecer uno o varios mecanismos de prevención de la tortura para que realicen las visitas respectivas a los lugares de privación de libertad.

¿En qué consiste una visita del MNPT a un lugar de privación de libertad?

Consiste en la obtención de información de las condiciones en las que se encuentran las personas internas en los lugares de privación de libertad, misma que luego del análisis respectivo por parte de quienes conforman el MNPT, se realizan las respectivas recomendaciones a las autoridades pertinentes, sobre los aspectos que deben mejorarse para fortalecer la protección de las personas privadas de libertad.

Para ello, la metodología utilizada es la observación, el diálogo con las personas internas y las autoridades de dichos lugares, al respecto de todos los aspectos relacionados con el trato que se da a las personas internas, que incluyen asuntos administrativos, condiciones de infraestructura, alimentación, salud, el acceso a la realización de actividades laborales, educativas, deportivas, recreacionales, etc.; al contacto con sus familiares, entre otros.

Estas visitas pueden ser:

1.- Pormenorizadas, cuya finalidad es la de realizar un análisis pormenorizado del lugar y las condiciones de privación de libertad;

2.- De seguimiento, en las cuales se busca la verificación de forma inmediata de los hechos suscitados en un lugar de privación de libertad que se deriven de situaciones emergentes, en los cuales se presuma en riesgo la integridad de las personas internas.

3.- Visitas de seguimiento, mismas que buscan dar el seguimiento respectivo de las recomendaciones realizadas en visitas anteriores.

¿Cuál es la normativa nacional e internacional en donde se establece la prohibición de la tortura?

A nivel internacional, existen varios instrumentos en los cuales se establece la prohibición de la tortura, así como estándares mínimos para el tratamiento de las personas privadas de libertad. Así, entre los más instrumentos internacionales más importantes se encuentran:

a) Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)

b) Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1969)

c) Declaración sobre la protección a todas las personas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes (1975)

d) Convención contra la Tortura y otras Penas y Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes (1984).

e) Convención Interamericana de Derechos Humanos (1969)

f) Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura (1985)

g) Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y otras Penas y Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes (2006)

Cabe señalar que los instrumentos internacionales antes señalados, a excepción de la Declaración Universal de Derechos Humanos, han sido firmados y ratificados por el Ecuador.

En cuanto a la legislación Nacional se establecen:

a) Constitución de la República del Ecuador (2008)

b) Código Orgánico Integral Penal (2014)

c) Resolución No. 096-DPE-DNMPT-2015, Protocolo de visitas de la Dirección Nacional del Mecanismo de Prevención de la Tortura, Tratos Crueles y Degradantes de la Defensoría del Pueblo.

¿Desde cuándo existe el MNPT en Ecuador?

La Constitución de la República del Ecuador otorga a la Defensoría del Pueblo responsabilidad a la Defensoría del Pueblo, de prevenir de inmediato la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes en su artículo 215.4. Es así que, en alineación con el mandato constitucional y conforme al compromiso asumido al haber ratificado el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura, el 8 de noviembre de 2011 la Defensoría del Pueblo suscribió la Resolución Defensorial N° 111-DPE-2011, para regular el funcionamiento y competencias del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura.

Posteriormente en marzo de 2012, en coordinación con los ministerios de Justicia y de Relaciones Exteriores, se informó al Subcomité contra la Tortura las competencias de la DPE como Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, Tratos Crueles, Inhumanos y Degradantes, lo cual consta en su portal electrónico.

En noviembre de 2012 se aprueba el Estatuto Orgánico de la Defensoría del Pueblo, en el cual se crea la Dirección Nacional del Mecanismo de Prevención de la Tortura, Tratos Crueles y Degradantes, como parte de la Dirección General Tutelar, dependencia de la Adjuntía de Derechos Humanos y de la Naturaleza, cuyas atribuciones y responsabilidades principales está el coordinar, planificar y ejecutar visitas periódicas, y con carácter preventivo, a cualquier lugar de detención o privación de libertad, para examinar el trato que se da a las personas que se encontraren en dichos lugares; asimismo, a posteriori, realiza recomendaciones a las autoridades competentes para mejorar las condiciones de las personas privadas de libertad.

¿A qué lugares de privación de Libertad ha visitado el MNPT del Ecuador?

La creación y el fortalecimiento del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura han permitido coadyuvar a la protección y promoción de los derechos de todas las personas privadas de libertad; pues su labor, mediante las visitas realizadas, no se ha limitado a centros de rehabilitación social y de detención provisional, sino que se ha expandido a otros lugares como los centros de internamiento para adolescentes infractores, centros de acogimiento para personas en condición migratoria irregular, instalaciones en frontera y zonas de tránsito, puertos y aeropuertos internacionales, escuelas de formación de agentes del Estado (policiales, militares y municipales), clínicas de rehabilitación en adicciones, hospitales psiquiátricos, casas de acogimiento y albergues, entre otros.

La tortura es una de las violaciones más graves de los derechos humanos. Se trata de un ataque a la misma esencia de la dignidad de la persona. En la actualidad, aunque la tortura está absolutamente prohibida en el derecho internacional, lastimosamente se reportan casos desde diferentes rincones del mundo. Por ello, la intervención de cada Institución es esencial para luchar contra este crimen.

1. Informes Anuales del MNPT:

- Informe anual del MNPT 2013

- Informe anual 2014

- Informe anual 2015

2. Informes de las Visitas del MNPT 2016