La Defensoría del Pueblo de Ecuador (DPE), conforme a su mandato constitucional, promueve y tutela los derechos de las personas, comunidades, pueblos, nacionalidades y colectivos que habitan en el país, así como de las personas ecuatorianas en el exterior y los derechos de la naturaleza, para coadyuvar al ejercicio de la vida digna y del buen vivir. Sobre la base de la matriz de competencias validada por el Ministerio de Trabajo, mediante Oficio Nro. MDT-DM-2018-0061, la Defensoría del Pueblo se establece 3 competencias que engloban todas las atribuciones establecidas por la Constitución y la normativa vigente:

- Protección y tutela de los Derechos Humanos y de la Naturaleza

- Promoción de Derechos Humanos

- Promoción de la transparencia y acceso a la información pública

En ese sentido y para dar cumplimiento al mandato constitucional y la normativa vigente la Defensoría del Pueblo, en el período 2012-2018, desarrolló dos procesos de planificación estratégica basados en un diagnóstico y análisis situacional con participación de todas las Coordinaciones Zonales, Delegaciones Nacionales y del Exterior, que permitió definir de manera objetiva un horizonte en base sus competencias, alineados al Plan de Desarrollo y con objetivos priorizados. El Plan Estratégico Institucional 2017-2022 estableció como elementos orientadores:

Misión: Somos la Institución Nacional de Derechos Humanos que promueve y protege los derechos de las personas, comunidades, pueblos, nacionalidades y colectivos que habitan en el país, de las ecuatorianas y ecuatorianos en el exterior, y los Derechos de la Naturaleza; y que impulsa la construcción de una cultura que los reconozca y promueva en todos los ámbitos de la vida nacional para propiciar la vida digna y el buen vivir.

Visión: En el 2022, la Defensoría del Pueblo será reconocida a nivel nacional e internacional en la promoción y protección de derechos humanos y de la naturaleza; referente en educación e incidencia en la construcción social de derechos; sensible y profesional en la tutela efectiva de los mismos. Serán sus valores fundamentales la transparencia, solidaridad y vocación de servicio; con opción preferencial por las personas que requieran protección prioritaria o se encuentren en situación de vulnerabilidad. El énfasis de sus acciones se centrará en el derecho a la vida y a la integridad personal; en la lucha contra la discriminación y la violencia; en la protección humanitaria y conflictividad social; en el hábitat, vivienda adecuada y servicios públicos domiciliarios; y en los derechos de las personas consumidoras.

Revisa el Informe de Gestión 2012-2018 AQUÍ