La Defensoría del Pueblo, a través de su Dirección Nacional de Víctimas y Protección contra la Impunidad, trabaja por garantizar la reparación inmaterial de aquellas personas a quienes el Estado ecuatoriano vulneró sus derechos.

Según la Ley para la Reparación de las Víctimas y la Judicialización de Graves Violaciones de Derechos Humanos, se atribuye a la Defensoría del Pueblo la creación de una unidad administrativa, con el fin de coordinar y gestionar el Programa de Reparación.

Dentro de la línea de trabajo en la cual se determina la competencia de la institución nacional de derechos humanos, el artículo. 9 de la Ley de Víctimas señala los siguientes ámbitos:

1.- Línea de rehabilitación física y atención psicosocial.

2.- Línea de asesoramiento, representación y patrocinio legal para la judicialización de casos.

3.- Línea de educación en derechos humanos y difusión del Informe de la Comisión de la Verdad.

4.- Línea de implementación de medidas simbólicas y medidas de satisfacción.

5.- Línea de archivo y custodia de la memoria documental de las violaciones de derechos humanos.

Para el cumplimiento de los objetivos fijados en el Programa de Reparación por vía administrativa, la Defensoría del Pueblo coordina con las instituciones y autoridades públicas que tengan competencias en los ámbitos de trabajo establecidas en dicho artículo, así como también con la Procuraduría General del Estado.

La Defensoría del Pueblo trabaja fundamentalmente la memoria colectiva, como contribución social preventiva de violaciones a los derechos humanos teniendo en cuenta su efecto en el ámbito local y nacional. Además que busca promover la garantía y cumplimiento de derechos por parte del Estado, y que actos como estos no se repitan, pues representan un retroceso en el acceso a derechos humanos.

Conozca más del trabajo del Programa de Reparación dando click en la imagen