La asistencia humanitaria (en el marco del derecho humanitario), se configura como un derecho de la población civil, con base en el principio de inviolabilidad que está tanto en el DIH como en el DIDH.

En 1991, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 46/182 "Fortalecimiento de la coordinación de la asistencia humanitaria de emergencia de las Naciones Unidas" que entre otras cosas plantea que “los principios básicos que rigen la asistencia humanitaria:

- Las personas afectadas por situaciones de emergencia dependen, en primera instancia, de sus respectivos Estados.
- Los Estados que necesiten asistencia humanitaria deben facilitar el trabajo de las organizaciones participantes.

La asistencia humanitaria se asienta sobre una serie de principios de humanidad, neutralidad e imparcialidad (el cuarto principio, relativo a la independencia se añadió posteriormente” Actualmente no existen normas específicas sobre asistencia humanitaria, pues esta no depende únicamente del Estado sino de un conjunto de entidades, públicas, privadas, ONG, sobre las cuales no existe regulación que abarque la asistencia humanitaria que se va a dar a en un país que ha sufrido desastres naturales.

Acnur definió al refugio por la condición en la cual se encuentran las personas más no por la movilización de las mismas, lo que ha permitido brindar asistencia humanitaria en países como Haití y ahora Ecuador, que han sufrido catástrofes pero sin una normativa específica sino más bien se ha basado en el Proyecto Esfera de Naciones Unidas, que se pretende que sea aprobado y aplicado por todos los Estados; el mismo, incluye normas mínimas para la respuesta humanitaria, tratando de mejorar tanto la eficacia de la asistencia, así como la rendición de cuentas ante las partes interesadas; de esta manera, brinda la oportunidad de mejorar la asistencia para marcar una diferencia en la vida de las personas afectadas por los desastres.

El Plan Esfera contiene principios sobre lo qué es y cómo se debe dar asistencia humanitaria con consideración especial a grupos de atención prioritaria que se convierten en el eje de la asistencia humanitaria hasta conseguir que tengan vida digna con acceso a derechos, transparencia de procesos.

La Defensoría del Pueblo puede vincular su accionar dentro de estos procesos de asistencia humanitaria, vigilando la protección de derechos en crisis ante desastres naturales. Con estos antecedentes, a partir de 2016 se incorporó como nuevo eje estratégico la Protección de derechos en crisis humanitarias.