La Defensoría del Pueblo de Ecuador, Institución Nacional de Derechos Humanos del país, ante la confirmación del sensible fallecimiento de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra, expresa sus sentidas condolencias y solidaridad con sus familiares, amigos y colegas periodistas, a la vez que manifiesta su profundo dolor e indignación ante este terrible hecho que enluta a nuestra patria.

Nos hacemos eco de las voces que en todo el país exigen que prime ante todo el derecho a la verdad y en consecuencia se esclarezcan los hechos, se capture y se sancione a los responsables y se fortalezcan los mecanismos para que nunca más un ecuatoriano sea víctima de la delincuencia organizada que opera en la frontera norte con Colombia.

Conscientes de los difíciles momentos que atravesamos hacemos un llamado a las autoridades para que sus decisiones se enmarquen en el irrestricto respeto a los derechos humanos de ciudadanos y derechos colectivos de comunidades y nacionalidades que viven en la zona de conflicto.

Confiamos en que las instituciones del Estado y el sistema internacional humanitario se activen, con el fin de tomar urgentes medidas para prevenir afectaciones posteriores y atender situaciones emergentes de desplazados internos y víctimas de la violencia en la zona.

Enfatizamos que el Ecuador es un país de paz y convocamos a la unidad nacional en pro de la lucha contra la violencia, evitando que esta pueda volverse natural en la vida de la Patria. Como país debemos afirmar nuestro compromiso con quienes se esfuerzan a diario para que impere la justicia y la verdad.

Finalmente, nos sumamos a la declaración del señor Presidente de la República de cuatro días de luto nacional en la memoria de quienes hoy despedimos con dolor.

Ramiro Rivadeneira Silva

Defensor del Pueblo

 

Descargue el pronunciamiento AQUÍ