Desde 2015 hasta septiembre de 2017, la Defensoría del Pueblo ha atendido 2. 407 casos de personas afectadas por la comercialización de cocinas de inducción a escala nacional, los cuales refieren a prácticas abusivas, suscitadas dentro de la modalidad  de venta “puerta a puerta” implementada por algunas casas comerciales.

Este tipo de modalidad empleada por las empresas comercializadoras de cocinas de inducción, en su mayoría, está dirigida a la población de zonas rurales, principalmente personas adultas mayores y/o con discapacidad, donde se acentúan las condiciones de desventaja de las personas consumidoras, frente al poder de las empresas.

La Defensoría del Pueblo ha receptado casos referentes a prácticas comerciales abusivas en la venta de cocinas de inducción que reflejan un trato no equitativo, discriminatorio o abusivo, que se basa en información imprecisa o engañosa; en ocasiones aprovechándose de la edad, salud, instrucción o capacidad de la persona consumidora; o inclusive alegando futuros beneficios de políticas sociales, para efectivizar las ventas.

En tal sentido como institución nacional de protección y defensa de derechos, la Defensoría del Pueblo hace un llamado a toda la población afectada por prácticas comerciales no apegadas a la ley en la adquisición de cocinas de inducción, a presentar su caso en nuestras oficinas en todas las provincias del país.

Es importante mencionar, que la Defensoría del Pueblo ha desarrollado un trabajo de sensibilización con las empresas comercializadoras, a fin de motivar la observancia de sus obligaciones legales y promover un  trato transparente y equitativo frente a la población, sin ser esto suficiente para prevenir, recuerde que como persona consumidora tiene derecho a recibir información clara, veraz y oportuna sobre los productos, bienes o servicios.

Si  considera que sus derechos como persona consumidora han sido vulnerados puede comunicarse al correo: consumidores@dpe.gob.ec